Review de la película El gambito de la reina (2020)

Review de la película Gambito de Dama (2020)
Review de la película El gambito de la reina (2020)

Cuando lees las palabras ¬ęSerie dram√°tica limitada de Netflix sobre adicci√≥n, obsesi√≥n, trauma y ajedrez¬Ľ, El primer adjetivo que me viene a la mente probablemente no sea ¬ęemocionante¬Ľ. Pero aqu√≠ estamos, y ¬ęEl gambito de la reina¬ę, la adaptaci√≥n de Scott Frank de la novela de mayor√≠a de edad de Walter Tevis del mismo nombre, exige absolutamente el uso de ¬ęemocionante¬Ľ. Anclada por una actuaci√≥n principal magn√©tica y reforzada por una actuaci√≥n de clase mundial, un lenguaje visual maravilloso, una obra de teatro que nunca es menos que apasionante y una disposici√≥n admirable para abrazar la contradicci√≥n y la ambig√ľedad, es una de las mejores series del a√Īo. Si bien no est√° exento de defectos, es, en definitiva, un triunfo. Y es satisfactorio no solo como un drama de √©poca convincente, un estudio de personajes y un fest√≠n para los ojos. Tambi√©n es, en esencia, una pel√≠cula de deportes envuelta en las vestimentas de una prestigiosa serie de televisi√≥n. Como usted mismo, esto: ¬ŅCu√°ndo fue la √ļltima vez que le dio un pu√Īetazo al ajedrez? ¬ŅNo es eso algo que te mereces?

Lo m√°s probable es que Beth Harmon (la notable Anya Taylor-Joy) gane bastantes pu√Īetazos como la gente descubre la excelente serie de Frank y el co-creador Alan Scott. Conocemos a Beth cuando tiene ocho a√Īos (Isla Johnson) cuando queda incre√≠blemente ilesa, al menos f√≠sicamente, por el accidente automovil√≠stico que mata a su madre. Su padre no est√° en la foto, as√≠ que Beth se encuentra en una escuela cristiana para hu√©rfanos. Mientras est√° all√≠, desarrolla tres cosas: una amistad con Jolene (el reci√©n llegado Moses Ingram, excelente), una pasi√≥n por el ajedrez y una dependencia f√≠sica y emocional de los peque√Īos tranquilizantes verdes que se les da a los ni√Īos hasta que el estado los proscribe. Cuando finalmente deja la escuela, tiene esas dos √ļltimas cosas empaquetadas en su maleta junto con un mont√≥n de libros de ajedrez, un ego considerable, un trauma inexplorado y una cantidad no peque√Īa de autodesprecio. Pero es el juego lo que la impulsa, envi√°ndola tanto a las alturas del competitivo mundo del ajedrez como, cada vez m√°s, a su tesoro de pastillas y al olvido que ofrece el alcohol.

En resumen, Beth tiene mucho que manejar. Afortunadamente, Anya Taylor-Joy est√° m√°s que preparada para la tarea. Interpretando a Beth desde los 15 en adelante, Taylor-Joy ofrece el tipo de interpretaci√≥n que solo se vuelve m√°s fascinante cuanto m√°s tiempo te sientas con ella. Es un giro de glamour embriagador y una peque√Īa y preciosa vanidad, interna sin estar nunca cerrada, desgarradoramente vulnerable y agudamente divertida, a menudo a la vez. Gran parte de la historia depende de cu√°ndo y c√≥mo Beth est√° sola, y a veces est√° m√°s sola cuando est√° rodeada de gente, y la actuaci√≥n de Taylor-Joy es particularmente notable en estos momentos. Escenas de Beth sola en su casa, en el apartamento de un extra√Īo, en un avi√≥n, en su cama por la noche; todas zumban con el tipo de energ√≠a que solo surge cuando uno realmente no es observado. En este caso, sin embargo, est√° creando esa energ√≠a en una habitaci√≥n llena de c√°maras y miembros del equipo. Ese tipo de honestidad y liberaci√≥n es cosa de la leyenda de la actuaci√≥n, como el rubor de Eleanora Duse. Es otra marca de agua m√°s alta en una carrera joven que ya est√° llena de ellos, y de alguna manera nunca es mejor que cuando Beth est√° sentada en silencio detr√°s de un tablero de ajedrez.

Volveremos a esas escenas, pero ser√≠a un error suponer que el √ļnico gran compa√Īero de escena de Taylor-Joy es la c√°mara, que mira desde los 64 cuadrados del tablero. Frank y la directora de casting Ellen Lewis reunieron un conjunto de grandes bateadores, incluido el gran Bill Camp como el conserje aislado que presenta a Beth en el juego, Thomas Brodie-Sangster y Harry Melling como rivales y eventuales aliados en el mundo del ajedrez, el maravilloso ( si se subutiliza) Ingram, y la directora Marielle Heller, quien ofrece una actuaci√≥n hipn√≥tica como la mujer fr√°gil, da√Īada y compasiva que finalmente recibe a Beth en su casa. No hay un problema en el mont√≥n; incluso los actores que se presentan para una escena o dos como m√°ximo dan actuaciones que se sienten completamente habitados. Es una maravilla de un conjunto.

Y aqu√≠ hay una ventaja: todos se ven incre√≠bles. ¬ęThe Crown¬Ľ es elogiado con raz√≥n por su suntuoso y detallado dise√Īo de producci√≥n y vestuario, y ¬ęThe Queen’s Gambit¬Ľ probablemente se comparar√° con su predecesor de Netflix con cierta frecuencia. Pero a pesar de todas las fortalezas de ¬ęThe Crown¬Ľ, rara vez muestra el tipo de imaginaci√≥n que se muestra aqu√≠. La dise√Īadora de vestuario Gabriele Binder, el jefe de peluquer√≠a y maquillaje Daniel Parker, y el dise√Īador de producci√≥n Uli Hanisch (el √ļltimo de ¬ęCloud Atlas¬Ľ, ¬ęSense8¬Ľ y ¬ęBabylon Berlin¬Ľ) hacen mucho m√°s que capturar la apariencia de la d√©cada de 1960 en el Estados Unidos y el extranjero. Usan esa est√©tica para iluminar la mentalidad de Beth. ¬ŅCu√°ndo acepta Beth los aspectos m√°s salvajes del maquillaje de los 60? Por qu√©, cuando se balancea precariamente en el borde y su delineador de ojos grueso sirve para hacerla lucir a√ļn m√°s delgada y fr√°gil. Ese es un ejemplo de muchos. Es incre√≠blemente reflexivo y elegante. Consid√©relo un desglose aislado elegante.

Tambi√©n se explora la est√©tica del mundo interior de Beth, aunque para detallar c√≥mo se ve y lo que significa es disminuir parte del placer ( y ansiedad) engendra. Solo debes saber que le da a las luchas de Beth una energ√≠a visceral que la mayor√≠a de las historias de adicciones tienden a dar por sentado o exagerar. Y en su mayor parte, ese cuidado y consideraci√≥n se encuentra en todos los tropos presentes en ¬ęEl gambito de la reina¬Ľ (y hay muchos tropos; despu√©s de todo, esta es una pel√≠cula de deportes disfrazada). Dicho esto, los excelentes teleplays de Frank ocasionalmente tropiezan, particularmente cuando se trata de raza (Jolene se merece algo mejor) y g√©nero. Este √ļltimo es un defecto compartido con ¬ęGodless¬Ľ de Frank: ambos tienen el coraz√≥n en el lugar correcto, pero tal vez no sean tan reflexivos o perspicaces en lo que respecta al sexo, el amor y las realidades de una sociedad patriarcal de lo que creen que son. .

Francamente, es dif√≠cil preocuparse demasiado por esos pensamientos de deficiencias, especialmente cuando comienza el ajedrez. ¬°El ajedrez! Dios m√≠o, el ajedrez. Como cualquier buena pel√≠cula deportiva, este drama de √©poca basado en personajes vive y muere gracias a su edici√≥n. La editora Michelle Tesoro deber√≠a comprar una estanter√≠a para todo el hardware que est√° a punto de adquirir para ¬ęThe Queen’s Gambit¬Ľ en este momento; las secuencias de ajedrez son todas el√©ctricas, y cada una a su manera. Uno te har√° contener la respiraci√≥n. Es probable que dos te hagan llorar. Algunos son divertidos. Algunos son exasperantes. Algunas son, de alguna manera, muy, muy sexys. Cada uno es el√©ctrico, y Tesoro y Taylor-Joy los hacen as√≠ gracias a su habilidad, talento y precisi√≥n. (Algo de cr√©dito aqu√≠ tambi√©n se debe a los consultores de ajedrez Bruce Pandolfini y Garry Kasparov. S√© muy poco sobre ajedrez, pero de alguna manera ‚ÄúEl Gambito de la Reina‚ÄĚ me convenci√≥ de lo contrario y me deslumbr√≥ de una vez.)

Toda gran historia deportiva no tiene uno, sino dos corazones que laten. Est√° el deporte en s√≠, un juego o una competencia en la que el espectador se involucra de manera innegable. Y luego est√° el jugador o los jugadores, alguien cuya vida es mucho m√°s grande que el juego y, sin embargo, est√° algo consumido por √©l. ¬ęThe Queen’s Gambit¬Ľ tiene ambos corazones, y ambos est√°n corriendo. Frank, Taylor-Joy y compa√Ī√≠a nunca dejan de contar esas dos historias a la vez, y el resultado es un retrato fascinante de una joven que lucha por convertirse en la persona que quiere ser, que lucha por la victoria y la paz. Cuando su viaje la lleva a Par√≠s, recuerda las palabras de una mujer que la amaba y pasa un tiempo deambulando por los museos, alimentando su alma con algo m√°s que ajedrez. Sin embargo, nunca cabe duda de que en alg√ļn lugar, en alg√ļn rinc√≥n de su mente, tiene los ojos puestos en la pizarra. Qu√© privilegio es ver ese rinc√≥n y ver la belleza del mundo, todo a la vez.

Ahora disponible en Netflix

El gambito de la reina
El gambito de la reina

El gambito de la reina (2020)

NR nominal

Intérpretes:
Anya Taylor-Joy es Beth Harmon
Harry Melling es Harry Beltik
Thomas Brodie Sangster es Benny
Chloe Pirrie es Alice Harmon
Marielle Heller es Alma Wheatley

Director:
Scott Frank

Escritor:
Walter Tevis
Allan Scott
Scott Frank

Realizador:
Steven Meizler

Editor:
Michelle Tesoro

Compositor:
Carlos Rafael Rivera

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable mispeliculas.site.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimaci√≥n Su consentimiento.
  • Destinatarios  Cyberneticos CPD.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Informaci√≥n Adicional Puede consultar la informaci√≥n detallada en la Pol√≠tica de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad